Mi primer trabajo en Francia

En septiembre de 2008 ponía pie en territorio galo tras haber aceptado un puesto de trabajo para el Ministère de l’Éducation Nationale de France. Se trata del programa de Auxiliares de conversación españoles que ofrece anualmente el Ministerio de Educación de España (cada país hispanoamericano tiene un acuerdo con Francia y otros países desde hace décadas, así que debes buscar por el nombre de este programa, tu país y Francia o el país de destino). Dejaba Madrid para llegar a la douceur angevine, la ville verte: Angers. Aquí les cuento mi experiencia. Fue el trampolín en mi carrera docente. Desde adolescente sentía una llamada por la lengua francesa, su fonología, la manera de pronunciar colocando los labios. Seis años estudiando francés entre la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) y el Bachillerato (16-18 años en España). Digo esto porque en la universidad no estudié formalmente francés (sí, leía libros y artículos en francés pero no me había adentrado ni en la profundidad de su gramática ni su literatura), de modo que esas notas del instituto fueron mi carta de presentación al solicitar este puesto de profesor asistente de español en la educación francesa. No tenía diploma oficial ni del Institut Français o l’Alliance Française de Madrid. Ni B1 ni B2 salvo mis notables de 7 y 8 (sobre los 10 puntos máximos en el sistema español). Era bastante mediocre, a decir verdad, pues en clase éramos apenas diez estudiantes y la profesores no quiso ni exigir demasiado ni complicarse (era la optativa).

En la convocatoria oficial para comenzar en 2019-2020, se ofrecen 421 plazas para Francia por 790 € netos mensuales (el año que ejercí como asistente de español te pagaban 786 euros netos). Casi todos los países de destino tienen un límite de edad de 30 años; sin embargo, a Francia se puede llegar con esta beca-trabajo con hasta 35 años. ¿Se puede (sobre)vivir con apenas 800 euros mensuales en un país donde el SMIC, el salario mínimo interprofesional es de casi 1.200 euros netos al mes (1.500 brutos)? Honestamente, se puede llegar a convertir en toda una misión imposible. Mi consejo es, además de llevar todos tus ahorros para emergencias (desde tu cuenta española, a través de PayPal, etc), buscar lo más posible los descuentos y oportunidades. Para esto tu edad va a determinar a qué accedes y a qué no. En 2008 me pude beneficiar de la ayuda de la CAF, por lo que en lugar de los 150 € de habitación más zonas comunes del apartamento (luz y agua comprendidas) que nos ofreció el lycée a los tres asistentes que convivíamos terminé pagando 91 € una vez recibí respuesta de este organismo con la confirmación de la ayuda para el pago de la renta o alquiler (debes solicitar nada más tener los documentos ya que se tarda algunos meses, pero una vez tengas la respuesta afirmativa se reembolsa la parte proporcional de una vez). Para la alimentación recurría a productos básicos y grandes ofertas en el LIDL. Nada de lujos. Si puedes comer en la cantine de tu escuela, mejor que mejor, ya que vas a ahorrar mucho tiempo y el precio es estatal (hace diez años eran poco más de 3 euros por menú). Para el teléfono recomiendo usar tarjeta prepago Free.fr, sin compromiso y muy barato. Una vez cubres lo básico, debes pensar en vivir y disfrutar de la experiencia que te permite esta primera oportunidad laboral. El contrato es del 1 de octubre al 30 de abril, aunque algunos asistentes solicitamos una prórroga por uno o dos meses más. Yo debí solicitarla a mi Académie, la de Nantes, recibiendo respuesta afirmativa, por lo que completé nueve meses increíbles. ¿Puedes viajar? Ciertamente sí. El sistema educativo francés consiste en periodos de seis semanas de clase con pausas de dos de descanso intercaladas (véase el calendario escolar según zonas), lo que permite recuperar fuerzas y tener un margen más que amplio para prever recorrer el país y sus hermosas regiones. ¿Cómo? Lo primero que debes hacer es conseguir la Carte Jeune de la SNCF para tener descuentos en todos tus viajes en tren (en 2008 era la 12-25, siendo actualmente hasta los 27 años). Si superas los 27 años, siempre debes estar atento y buscando ofertas de billetes a bajo precio, ofertas que vuelan en poco, pero existen. Por ejemplo, recuerdo haber hecho el viaje Angers-Lyon por 22 euros. Por lo tanto, si tenemos un presupuesto de 800 euros al mes, podemos dividirlo a grandes rasgos del siguiente modo: 150-200 euros para el alquiler (algunos compañeros vivían en el foyer des jeunes travailleurs, más caro, y probablemente no tengas derecho a la CAF; este paso es el más importante cuando recibes la carta en tu casa y ya has confirmado); 150-250 euros en alimentación (la horquilla es grande, dependiendo de cómo te alimentes, las comidas fuera de casa, tus hábitos); unos 50-60 euros para facturas (entre teléfono personal, internet común, luz, agua y la tarjeta de transportes); podemos dejar un montante mensual de 100-150 € para los momentos de viajes, salidas, fiestas, eventos y guadar el resto, si acaso sobra, para gastos imprevistos. Como borrador presupuestario es bastante idealista, pero puede ser un punto de partida. Cuando tienes poco más de 20 años eres capaz de ahorrar y subsistir con tal de hacerte valer, salir adelante y disfrutar del momento. Esta experiencia es realmente única. Prepárala bien, aprovéchala al 100 %, no malgastes tu tiempo. Muchos de los compañeros que allí conocí hoy día se dedican a enseñar francés en su país. Es mi caso. Haber sido auxiliar de conversación fue el puente y la puerta a una nueva realidad que no había contemplado. Aun habiendo planificado y aprovechado cada día como si fuera el último, me quedé con ganas de haber realizado algunas actividades. ¿Qué me dio tiempo hacer en nueve meses? Hice una inmersión bastante completa, comenzando con un curso de francés en el Institut Municipal de la ciudad, donde aprendí detalles de la gramática, de la cultura y de la sociedad que respiraba cada día; comencé clases de atletismo; visité museos y bares; decenas de cafés hasta probar todas las variedades; recorrí la ciudad completa en bicicleta y así hice músculos en las piernas; me aprendí decenas de productos y descuentos del Carrefour; visité los mercados de los diferentes barrios; aprendí a abrir una cuenta bancaria; conocí a los asistentes de español, toda mi familia ese curso, con la que los viernes se convertían en el punto de cine, ya fuera con los tickets reducidos o bien en casa de alguien; me mezclé con los asistentes anglosajones, que son mayoría, y con los germanos; preparamos unas cuantas soirées a lo largo del curso, muchas veces comenzando desde el jueves; preparé viajes por el Loira para visitar sus encantos, castillos y valles; llegué hasta Lyon, Marsella y Carcassonne; volví a Madrid en covoiturage (coche compartido) por un buen precio desde Nantes; me invitaron a diferentes pueblos de la zona otros auxiliares, así como fueron bastantes los que vinieron a casa (durmiendo en sofá, colchoneta o mantas, como se pudiera); hice un intento de conocer la universidad para tomar algún curso (solamente conocí a algunas estudiantes de Licence Espagnol con las que hicimos intercambio francés-español); me informé del sistema público, del funcionamiento de los collèges et lycées, además del acceso de la universidad y carrera profesional para convertirse en profesor en Francia; comencé a buscar el siguiente paso a esta experiencia, así que conocí el programa de Lectorados en universidades y así pude entrar en contacto con la lectora de español de l’Université d’Angers; pasé horas escuchando la radio y viendo los programas de los diferentes canales, haciendo un esfuerzo necesario hasta visualizar bien en mi mente todo lo que decían; especialmente preparé mi futuro, y envié mi CV o résumé a todos los Instituto Cervantes del mundo existentes en 2008-2009, respondiendo en muchos casos e invitándome a café si pasaba por allí, puesto que para trabajar es necesario, obviamente, vivir en la misma ciudad o cerca. El gran reto fue buscar las ofertas de trabajo como Lector de ELE de las universidades públicas y privadas de Francia. Confeccioné un listado de correos electrónicos extenso, preparé la carta de motivación y el curriculum vitae, ambos en francés y en español. Para mayo de 2009 había recibido respuesta de casi la totalidad de los jefes de departamento y profesores de español dando las gracias por haberme interesado por su universidad, comunicándome oficialmente la posición en la que había quedado en el proceso (desde quinto hasta segundo) o bien invitándome a intentarlo al próximo tal mes, ya que para ese llegaba algo tarde. Eso es bien importante, el saber cuándo comienza el proceso de selección en cada universidad y la cantidad de lectores. Para eso, puedes preguntar en el grupo de Facebook de lectores. Es el mejor modo para contactar con los antiguos lectores o los que van a dejar el puesto. No hay un perfil único e ideal. Va a depender de las necesidades del departamento. En mi caso, yo fui lector cuatro años en l’Université de Rennes 2, en Bretagne. En comentarios puedo ayudar y resolver cualquier duda al respecto. Para ir terminando esta parte, ¿es posible ganarse un extra si estoy trabajando como auxiliar de conversación? Sí, claro que sí. La carga de clases no es en absoluto excesiva. Solamente 12 horas semanales, aunque en algunos casos puede aumentar (lo natural es que tengas un promedio incluso inferior, ya que a veces las profesoraste piden que no vayas tal día). Comenzando por las clases particulares, yendo al departamento de español de la universidad de la ciudad, tocando la puerta en cualquier lugar donde enseñen idiomas…  De ahí se puede pasar para pedir trabajo en un bar, cocina, supermercado, donde sea. No fue mi caso, ni lo necesité, pero sé de compañeros que así buscaron y encontraron. ¿Tengo derecho a desempleo o ayuda en Francia una vez termine mi experiencia? Sé de algunos compañeros que solicitaron, pero volvieron a España y no consiguieron. Entiendo que debes quedarte en el país para poder cobrarla después de haber trabajado al menos seis meses. Eso sí, entre España y Francia existe un acuerdo por el que esos meses cotizados los puedes trasladar a tu vida laboral.

Los españoles lo tenemos mucho más fácil que nuestros hermanos latinos para llegar a trabajar dentro de cualquier país de la Unión Europea. Es cierto. Pero una vez estás sur place, in situ, eres uno más. ¿Qué quiero decir? Debes integrarte en la sociedad francesa lo antes posible. Los primeros días debes hacer los trámites necesarios: instalación en el apartamento, contratos de telefonía, luz, internet, etc. Primeras veces al Carrefour, Leclerc o Lidl. Saca la tarjeta de transporte público (carte de transports en commun) o de la bicicleta rentada por la ciudad (en Angers la renté para todo el curso, 9 meses). Conoce a tus vecinos, intenta interactuar de un modo natural sin quedar como el extranjero que apenas balbucea o se bloquea al no captar el mensaje de la cadena hablada apenas sin pausas y los diferentes acentos y entonaciones de la diversidad de personas, según su edad, origen, posición social. En todo ese proceso complejo, hay que querer hacer la inmersión. Quiero compartir algunos consejos para iniciarse en el francés, mejorar a grandes pasos y así presentar la mejor imagen y preparación para trabajar e instalarse profesionalmente en Francia:

  • Clases de Francés. En Angers tomé clases en el Institut Municipal. Francamente era necesario. Llevaba años sin trabajar realmente la gramática y llegué a comprender definitivamente muchísimos aspectos a los que me enfrentaba cada día escuchando a mis vecinos, estudiantes y en la radio y la televisión. En Rennes, el mejor centro es el CIREFE, en la Université de Rennes 2.
  • Comenzar con las frases más básicas.
  • Entender mínimamente la idiosincrasia del país: características, historia, símbolos, personajes, geografía, etc.
  • Usar YouTube para aprender francés, con subtítulos.
  • Entender qué es el verlan, o el argot por el que algunas palabras o expresiones se dicen al revés.
  • Certificarse con el diploma DELF B1 mínimo. En la universidad se pide generalmente el DELF B2 y profesionalmente el DALF C1 y C2.
  • Sección que continuará en breve…
Anuncios

8 comentarios en “Mi primer trabajo en Francia

  1. Hola! Soy chilena pero ahora me encuentro en Australia con la whv y pretendo hacer lo mismo en Francia. Tengo exp como profesora de español en Chile y en Australia, principalmente en institutos de idiomas. Me interesa mucho ir a Francia para enseñar pero creo que en mi caso, no podría en universidades ya que no tengo la certificación DELF ni tampoco sé si hay acuerdos con países latinoamericanos. Ahora estudio un poco de francés por mi cuenta en mis ratos libres porque entiendo que es importante llegar con una base para relacionarse bien con las personas en un país extranjero.
    La única opción viable para mí es hacer una WH en Francia y postular a institutos privados y, aparte de eso, buscar otro tipo de trabajo.
    ¿Crees que pidan título profesional traducido en los institutos de español?

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Saludos, Camila!

      Creo que la mejor manera de entrar a un país es como estudiante si se pretende trabajar y no se consigue un empleo antes de llegar a Francia. No conozco qué estudios posees o tu formación, pero te recomiendo que tengas tu CV / résumé en francés si estás dispuesta a postularte para algún puesto de trabajo.

      Si quieres convalidar u homologar los diplomas de tu país, puedes hacerlo en línea en la web del ENIC-NARIC: http://www.ciep.fr/enic-naric-page/reconnaissance-diplome-etranger-documents-delivres
      En inglés: http://www.ciep.fr/en/enic-naric-page/recognition-of-foreign-qualifications-documents-issued

      Menú Principal ENIC-NARIC en español: http://www.ciep.fr/es/enic-naric-menu/particular-1

      A partir de este último enlace puedes llegar a preparar tu proyecto de un modo formal. En caso de querer trabajar como profesora de ELE en Francia, acudiría a la convocatoria de Auxiliares de conversación que publica el Institut Français de Chile. Siguiendo estos dos enlaces llegarás a toda la información:
      CIEP: http://www.ciep.fr/es/auxiliares-conversacion-francia
      Asistente de idioma español: http://www.institutofrances.cl/portal/cooperacion/cooperacion-cientifica-universitaria-2/asistentes-de-idioma-espanol/

      Para poder trabajar en la educación francesa, la pública, se necesita pasar por la formación y el máster CAPES. En caso contrario, va a depender de las escuelas privadas. Si uno ya ha trabajado como asistente de español en la Secundaria francesa es un plus y un buen paso seguir el lectorado. Escribí esto al respecto: https://profesorplans.com/2016/11/06/lector-de-espanol/

      Conocí a muchos latinos en Francia que llegaron como estudiantes, tomaron clases, se integraron y mientras tanto trabajaban en bares, restaurantes, etc, para poder seguir adelante.

      Para certificarse con diploma oficial, me presentaría al menos al nivel B1. En la categoría de Francés hay material suficiente para comenzar, con ejemplos de pruebas descargables y gratuitas de los sitios oficiales del CIEP, y con algún material propio:
      https://profesorplans.com/2016/11/06/lector-de-espanol/

      Si tienes más dudas, puedes dejar aquí abajo más preguntas.

      Fernando Plans

      Me gusta

      1. Hola Fernando:

        Muchísimas gracias por tu detallada respuesta. Ya guardé los enlaces para consultar más. Me alegra saber de ese convenio entre Chile y Francia. El único “problema” es el tema del idioma, pero no me parece algo imposible.

        Con respecto a mi formación, tengo licenciatura en letras inglesas y un diplomado de ELE en Chile.

        Seguiré aprendiendo el idioma para mantenerme bien en el país. Postularé a una visa de trabajo por un año (working holiday), aprovechando mi experiencia en Australia y seguir ampliando los conocimientos en Francia.

        Todo parece ser un gran reto pero es algo que me interesa mucho.

        Estaré siguiendo tus otras entradas para orientarme más.

        Saludos,
        Camila

        Me gusta

      2. Hola de nuevo, Camila.

        Voy a redactar una breve guía de cómo buscar los puestos de lector(a) de ELE en universidades públicas. Hay 4-5 puntos esenciales que saber. Tu experiencia australiana es todo un plus para llegar al país galo.

        En cuanto lo tenga, lo compartiré por aquí. Saludos.

        Me gusta

  2. Hola! He visto sus publicaciones en el grupo de auxiliares de conversación, pero quería preguntarte además que ciudades francesas ofrecen una mayor oportunidad de trabajo como profesor de español como lengua extranjera, aun estoy con la solicitud y tengo como orden de preferencia: Toulouse, Lyon y Versalles. Las dos primeras las elegí porque tienen Instituto Cervantes por lo que me podria formar alli. No obstante, estoy dudando ya que en las ciudades del sur de Francia hay una mayor cantidad de españoles y por tanto de competencia. ¿Qué opina al respecto?

    Me gusta

    1. Hola, Rafael. Para las tres opciones en cuanto a los destinos en Francia para auxiliares, sólo te puedo decir que nunca llegué a entender cómo lo deciden. A mí me tocó Angers y no recuerdo si mi opción 1 era la columna donde estaba Pays de la Loire. Los asistentes que estaban en Nantes, los españoles, solían estudiar Filología Francesa, así que se supone que mejor destino a mejor perfil, pero no era una regla absoluta. Actualmente no sé cómo se rige. Mi opinión es que elijas según lo que te dicte tu mente y tu corazón. Es bastante aleatorio. Lo importante es que te envíen la carta para tu primera experiencia laboral en Francia. Y de ahí un trampolín que te permitirá dar otros pasos. Si tienes más preguntas, no dudes en escribirlas. Gracias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.